Se congelaron hasta el 30 de septiembre de este año:
Las cuotas de los créditos hipotecarios.
Se suspendieron desalojos.
Se prorrogaron contratos de locación.
Se congelaron los  precios de los alquileres.